Yokohama

Yokohama es la segunda ciudad más poblada de Japón y por su cercanía con Tokio (a menos de 1 hora de distancia en tren) es un destino muy popular entre los turistas que visitan la capital nipona así como entre los locales que se acercan durante el fin de semana a pasear por sus costas.

Otras opciones para pasar el día haciendo base en Tokio incluyen las conocidas Kamakura, Enoshima y Nikko. Yokohama es una ciudad tan diversa y moderna como Tokio, ofreciendo una mirada alternativa a las grandes ciudades de Japón. Si tenés tiempo de dedicarle un día a esta ciudad, te recomiendo que lo hagas, aunque si lo que estás buscando es un “break” de la gran metrópolis, entonces Kamakura, Enoshima o Nikko son opciones mucho más recomendables que te invitan a conocer un lado más tradicional de Japón con sus pequeñas calles e imponentes templos.

Minato Mirai y Yokohama Cosmo World

Minato Mirai 21 es la principal zona urbana de Yokohama, fácilmente reconocible por sus fantásticos rascacielos que le dan una apariencia casi futurística a la ciudad. Entre estos edificios se encuentran la torre Yokohama Landmark (uno de los edificios más alto del mundo) y el Museo de Arte de Yokohama como sus principales atracciones.

Sin embargo, una de las cosas que más me gustó de esta zona de la ciudad fue visitar Yokohama Cosmo World. Se trata de un parque de diversiones relativamente pequeño que cuenta con dos secciones, una dedicada a los adultos y otra exclusiva para los más pequeños.

El ambiente del parque es sumamente festivo. Con sus juegos, música y luces parece transportarte a una feria de otra época. Las familias y los grupos de amigos parecen preferir las montañas rusas y los juegos de feria, mientras que las parejas eligen la atracción más icónica del parque, una vuelta al mundo (o “ferris wheel“) gigante, de más de 110 metros de altura, llamada Cosmo Clock 21. Esta vuelta al mundo tiene el reloj más grande del mundo y, al caer la noche, queda completamente iluminada, ofreciendo una de las postales más bellas de la ciudad.

Subirse a la vuelta al mundo de más de 100 metros de altura require hacer frente el vértigo pero las vistas que se tienen de la ciudad a esa altura son deslumbrantes.

Muelle Osanbashi y Parque Yamashita

Yokohama es, ante todo, una ciudad portuaria por lo que la arquitectura de sus muelles y dársenas, junto a la inconfundible brisa marina, le otorgan a esta enorme ciudad una atmósfera muy característica.

El Osanbashi Pier es un muelle ultra moderno de más de 400 metros de largo. Es un punto imperdible en cualquier visita a Yokohama tanto por su increíble diseño en madera y vidrio como por las hermosas vistas que ofrece sobre los rascacielos de Minato Mirai 21 (la principal zona urbana de Yokohama). Su piso de madera tiene elevaciones y ondulaciones que representan las olas del mar.

Desde el muelle Osanbashi se puede acceder a través de una tranquila caminata por la costa al Parque Yamashita, un parque enorme donde es común ver a los locales en plan de picnic, practicando algún juego o deporte y hasta haciendo cosplay. El parque tiene además de mucho verde, una cantidad asombrosa de flores que forman caminos y glorietas.

Yokohama Red Brick Warehouse

En Yokohama se realizan numerosas festividades con foco, principalmente, en la diversidad cultural. Durante la golden week se celebró el Frülingsfes, una festividad alemana que celebra la llegada de la Primavera, aunque es igualmente conocida su edición del Oktoberfest, entre muchas otras festividades extranjeras.

Estas festividades usualmente se celebran en el área externa al Red Brick Warehouse, un imponente edificio caracterizado por sus paredes rojas de ladrillo a la vista. El Red Brick Warehouse se puede visitar en todo momento y cuenta con espacios para el ocio y la gastronomía, aunque es especialmente atractivo cuando presenta algún festival.

El Barrio Chino de Yokohama

Yokahama alberga al barrio chino más grande de Japón. La entrada al barrio es fácilmente reconocible por un enorme portal que se eleva sobre su calle principal. En sus calles (como en todo barrio chino) hay muchísimos lugares donde comer comida típica (desde restaurantes hasta locales al paso) y tantos otros donde se venden productos típicos del gigante asiático.

De todas formas, lo más característico del barrio es un precioso templo llamado Kanteibyo. El templo está dedicado a Kanwu, un famoso general de la historia China, y sus fieles se acercan orando principalmente por la prosperidad en sus negocios.

Un día en Yokohama

Hay muchísimas más cosas para ver y hacer en Yokohama por lo que se puede pasar un día increíble recorriendo otros puntos turísticos más como los jardines Sankeien, el museo de los Cup Noodles (¡sí, tienen un museo!), el acuario Hakkeijima o el enorme zoológico Zoorasia.

Sin embargo, el principal motivo por el que todos algún día “escapamos” de Tokio hasta Yokohama es para caminar tranquilamente por sus muelles y su costa, sintiendo como esa inconfundible brisa del mar nos revitaliza.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.