Gotokuji – el templo del manekineko (gato de la fortuna)

El templo Gotokuji es un templo budista ubicado en la zona de Setagaya, Tokio. Cuenta la leyenda que en este templo nació, hace varios siglos atrás, el manekineko, ese gatito de la fortuna tan característico de la tradición oriental.

En Argentina solemos asociar al gatito de la fortuna con la cultura china pero en verdad su procedencia es de Japón. El manekineko japonés usualmente es de cerámica (en color negro o blanco) y tiene la patita derecha extendida sobre la altura de la cabeza, como si estuviese saludando.

En el templo Gotokuji hay estantes con una cantidad increíble de gatitos manekineko, de todos los tamaños. Algunos son muy pequeñitos (como un dije) y otros son enormes (mucho más grandes que un gato real). La variedad en tamaños es asombrosa, sobre todo porque absolutamente todos ellos son iguales en apariencia: son completamente blancos y tienen la misma expresión entre cariñosa y alegre con su patita derecha levantada. Verlos uno al lado del otro en su extraordinaria variedad de tamaños resulta impactante.

El manekineko está asociado a la buena fortuna (sobre todo en los negocios) por lo que muchos locales suelen tener al famoso gatito en sus entradas, en un intento por atraer más ventas y clientes.

Los manekineko que están en el templo Gotokuji se compran allí mismo y algunos visitantes suelen escribir algún mensaje en la parte de atrás o de abajo con algún pedido especial. Por supuesto que, además, en el templo Gotokuji los ema (esas plaquetas de madera en las que se hacen los pedidos en los templos y santuarios) tienen dibujos de gatitos y, como no podía ser de otra forma, la mayoría de los pedidos que se hacen son para las mascotas y, en especial, para los gatos.

El templo Gotokuji está situado en una zona residencial de Tokio que suele ser muy poco frecuentada por el turismo, así que ofrece una mirada diferente sobre la ciudad. Si es la primera vez que estás visitando Tokio, hay otras zonas y lugares con muchísimas más opciones para hacer en tu viaje pero, si tenés tiempo, estás buscando alternativas diferentes (o no tan populares) o si simplemente sos fanático de los gatos (¡o del manekineko!), entonces visitar Gotokuji es una opción definitivamente interesante.

La forma más directa de acceder al templo es tomar la línea Odakyu desde Shinjuku hasta la estación Gotokuji (son aproximadamente 20 minutos de viaje) y desde allí hasta el templo hay que caminar aproximadamente 10 minutos.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.