Día 24: Tokio – Shinjuku (& Robot Restaurant)

Shinjuku

Shinjuku es posiblemente el barrio más icónico de Tokio. Me gusta describirlo como esa imagen ecléctica, llena de luces, publicidades y edificios altísimos que seguramente sea la representación más común en la que piensan las personas cuando imaginan Tokio. También conté que Tokio, e incluso Shinjuku, es mucho más que eso, y no hay zona (por más moderna que sea) que escape a la tradición y legado histórico de la cultura japonesa – así, la convivencia de lo moderno con lo tradicional conforma un híbrido constante en la vida nipona.

Sin embargo, Shinjuku es posiblemente ese lugar donde toma vida lo más extremo de la vida moderna japonesa, y por eso caminar por las calles de Shinjuku simboliza de modo bastante adecuado lo que los extranjeros esperan de Tokio.

Hay un lugar en Shinjuku que puedo describirlo como la manifestación absoluta de ese imaginario entre moderno y extraño que para muchos representa Japón, y ese lugar es el Robot Restaurante.

Robot Restaurant

El Robot Restaurant es uno de los espectáculos de entretenimiento más famosos y concurridos entre los extranjeros que visitan Tokio. Desde su ubicación en Kabukicho (la zona roja de Shinjuku) nos predispone para conocer lo más insólito y extraño de esta enorme urbe.

El lugar es absolutamente impactante, lleno de luces, colores y espejos que multiplican lo frenético de la decoración infinitamente. Parece invitarnos a sumergirnos en un mundo donde todo ocurre en dimensiones incomprensiblemente épicas. Y esto es sólo el comienzo. Todo empieza cuando ingresamos al lugar de espera para tomar algo, donde podemos sentarnos en sillones con tapizados rojos, o en pequeñas banquetas transparentes, todo rodeado de una decoración exuberante que no da descanso a los sentidos en ningún momento.

En este primer lugar suele haber un pequeño show en vivo de música. Es un momento relajado lo que genera una especie de contradicción delicadamente sorprendente con la ambientación frenética del lugar. Luego de una corta espera, los invitados somos llevados al escenario principal donde veremos efectivamente el show. Por supuesto, para llegar al escenario primero vamos a pasar por unas escaleras con paredes abarrotadas de colores y espejos… ¡estamos en el Robot Restaurante después de todo!

Una vez ubicados en las butacas, empezará este extraño show de bailarines y cantantes, disfrazados de los más diversos personajes, desfilando a través del escenario representando distintas escenas e historias y, por supuesto, con la participación de los “robots”.

La experiencia en el Robot Restaurant es realmente única. El espectáculo tiene tanta energía que la exuberancia de su decoración, escenografía y vestuario, te acompañarán por el resto de la noche.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.