Día 16: Tokio – Harajuku y Omotesando

Harajuku es uno de los barrios más divertidos y extravagantes de Tokio. Es el lugar que vio nacer fenómenos como las lolita (rorīta fasshon – un tipo de moda influenciado por la época Victoriana y el estilo Rococo), los deliciosos y coloridos crépes (una especie de pancake cerrado en forma de cono y relleno con crema, helado, chocolate y frutas) y hasta a la mismísima Kyary Pyamu Pyamu (si no la conocés, es una cantante japonesa de música pop caracterizada por su estética ultra kawaii).

La calle principal de Harajuku se llama “Takehista Dori” y fue aquí donde nacieron muchísimas modas de la movida tokiota (sobre todo entre jóvenes y adolescentes).

Takeshita Dori” está siempre poblada de jóvenes y adolescentes que caminan por esta diversa y angosta calle, llena de locales de ropa, productos de belleza, dulces y muchas cosas más; aunque el foco principal lo tienen las tiendas de ropa y accesorios ya que ofrecen estilos de moda muy diferentes y variados que sólo se encuentran en Japón.

Si querés ver la parte más “exótica” de Tokio, Harajuku es el destino más acertado. Es común ver gente vestida con looks muy llamativos, pertenecientes a distintas corrientes de moda de Japón, como gothiclolita y visual kei, así como es posible ver gente haciendo cosplay. Generalmente, los días domingo son el mejor momento para recorrer esta parte de la ciudad, sobre todo si te interesa ver gente haciendo cosplay o vistiendo estilos de moda únicos en Japón.

Abriéndose camino por Harajuku, se llega a Omotesando, uno de los barrios más selectos de Tokio, donde se establecen locales de grandes marcas internacionales de moda, salones de belleza y restaurantes de alta categoría. El público de Omotesando es mayor (y más acomodado) que el que transita por Harajuku donde prevalece la cultura pop de Tokio.

Uno de los centros comerciales más vistosos que se ven en la zona de Harajuku y Omotesando es el “Tokyu Plaza” que además de tener una terraza con una bellísima vista de Harajuku, tiene la entrada más llamativa de la zona, con decenas de espejos dispuestos sobre las escaleras que proyectan y multiplican a los visitantes en su reflejo.

A lo largo de Omotesando se encuentran muchas marcas internacionales como Louis Vuitton, Valentino y Dior. Los locales tienen una arquitectura y estética muy elaborada, por lo que vale la pena pasear por Omotesando para apreciar la disposición de sus amplias veredas y locales.

Si te interesa salir de compras, adentrarte en el estilo kawaii o ver moda peculiar, las zonas de Harajuku y Omotesando son un excelente destino para visitar.

Para ver otros destinos dentro de Tokio, no dejes de ver mis otros posts de este itinerario de 30 días en Japón con otros barrios y lugares para visitar.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.