Día 14: Kyoto – Recorriendo Nara en un día

Nara (Day Trip desde Kyoto)

Para el último día en Kyoto había planificado un day trip muy especial (que me había quedado pendiente de mi viaje anterior). El destino de mi último día en Kyoto fue nada más ni nada menos que Nara.

Se puede llegar a Nara (奈良市) desde Kyoto en tren en tan sólo 45 minutos convirtiéndolo en un destino perfecto para visitar durante el día. ¡Y el trayecto se encuentra incluido en el JR Pass!

Nara es un lugar realmente maravilloso. Suele ser un destino muy recomendado por todos los turistas que visitan Japón y una de las cosas que más se suele comentar sobre Nara es la gran cantidad de ciervos que habitan el parque. Sin embargo, para mí éste es sólo un detalle que hace el paseo aún más adorable, pero la verdadera belleza de Nara reside en sus increíbles templos y santuarios así como en la armónica combinación de naturaleza y arquitectura tradicional.

En este post te cuento los lugares que visité estando en Nara en un día. Realmente es un destino para aprovechar si estás en Kyoto y sobre todo si tenés el JR Pass. Para ver el resto de los destinos que estuve visitando durante el viaje podés ver el listado completo de mi itinerario en 30 días en Japón.

Kofuku-ji (y pagoda de cinco pisos)

Mi primera parada en Nara fue para visitar el templo Kofukuji (興福寺) con su pagoda de 50 metros de altura constituyéndola en la segunda pagoda más alta de todo Japón y en todo un ícono de Nara. Originalmente fue construida en el año 730 y posteriormente reconstruida en 1426.

Los alrededores del templo son muy tranquilos y aquí ya empiezan a verse los primeros ciervos sika, pero a no desesperar, que luego habrá muchísimos más a medida que nos adentremos en el parque.

El parque de Nara (¡y sus adorables ciervos!)

El parque de Nara es lo más precioso de todo Nara, y no, no sólo por sus ciervos sika (¡aunque son irresistiblemente kawaii!) pero la cantidad de faroles, jardines y templos que hay a lo largo del parque es sorprendente, y a cada paso te encontrás con hermosas escenas de un Japón muy tradicional.

Vale aclarar que el parque es el hábitat natural de los ciervos. No se trata de un lugar artificial donde son criados, sino que ellos viven libremente en Nara y somos nosotros, los turistas, los que irrumpimos brevemente su hogar con nuestras visitas.

El santuario Kasuga-Taisha

Uno de los elementos de la arquitectura japonesa tradicional que más me gusta son los tōrō. Se trata de los faroles o linternas que se ven comúnmente en sus jardines, templos y santuarios, y que suelen estar hechos de piedra, madera o metal.

Tradicionalmente se clasifican en dos grupos, las tsuri-dōrō que son las del tipo “colgantes” y normalmente de metal, y las dai-dōrō que son más como pequeños “faros” y suelen estar en los jardines y entradas a templos.

El santuario Kasuga-Taisha (春日大社) está precedido y decorado por miles (¡sí, miles!) de tōrō, por lo que no es de extrañar que fue el santuario que más me gustó de todo Japón.

Miles de lámparas de piedra se disponen a los dos lados del camino que nos lleva a la entrada principal del santuario a través del parque de Nara. Las lámparas sumadas a los ciervos sika que están en el lugar y a la hermosa escenografía natural generan una ambientación bellísima y muy difícil de expresar en palabras.

La estructura principal del santuario en rojo es completamente deslumbrante y a esto se le suma la preciosa disposición de los faroles colgantes.

En el santuario Kasuga-Taisha hay además una habitación oscura y espejada que está habitada sólo por faroles colgantes encendidos, generando una atmósfera realmente mágica.

Siguiendo por uno de los caminos que rodean el Kasuga-Taisha llegué a un pequeño santuario que estaba repleto de ema (pequeñas placas de madera en las cuales los se escriben oraciones y deseos) en forma de corazón y de color rosado. Es una postal realmente hermosa ver todos los deseos de amor que llegaron hasta este pequeño lugar en Nara.

El templo Todai-ji

El templo Todaiji (東大寺) es una de las estructuras de madera más grandes del mundo y es conocido por la estatua del Gran Buddha que se encuentra dentro.

El Gran Buddha es una de las estatuas de buddha más grandes de todo Japón. La otra estatua Daibutsu (que significa literalmente “gran buddha”) que vi en Japón estaba situada en Kamakura (muy cerca de Tokio). La estatua de Kamakura se encuentra al aire libre mientras que la estatua de Nara se encuentra dentro del templo Todai-ji haciéndola parecer aún más imponente.

El salón del Gran Buddha (Daibutsuden) es así el hogar de esta enorme estatua de 16 metros de altura y más de 500 toneladas.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.