Día 13: Kyoto (Arashiyama)

Arashiyama

Mi lugar preferido de Kyoto fue, sin lugar a dudas, Arashiyama. Para mí Arashiyama casi califica como un “day trip” (o una “escapada“) desde Kyoto ya que se encuentra un poco alejado del centro de la ciudad y, principalmente, porque tiene tantos lugares para recorrer que realmente vale la pena tomarse todo un día para visitarlo con tiempo.

Para llegar a este precioso destino hay que tomar el tren. Desde la Kyoto Station se puede tomar la JR Sagano Line hasta la estación Saga-Arashiyama (¡todo el trayecto se encuentra cubierto por el JR Pass!).

Una vez en Arashiyama hay muchos puntos para recorrer. Algunos son simplemente lugares muy vistosos, como el Kimono Forest, que no requieren mucho tiempo para visitarlos pero que seguro vas a querer ir porque son irresistiblemente kawaii, y otros necesitan más tiempo para recorrer, como el Iwatayama Monkey Park.

A continuación te dejo el recorrido que hice en Arashiyama. Si vas a estar visitando Kyoto, te super recomiendo visitar estos lugares y no olvides llevar tu cámara (¡o el celular con mucho espacio y batería cargada!) a Arashiyama porque te aseguro que vas a querer sacar muchísimas fotos.

El templo Tenryuji

En Arashiyama hay varios templos y santuarios para visitar y son todos muy hermosos, con una arquitectura tradicional y jardines muy estéticos. Tené en cuenta que para ingresar hay que pagar entrada (a veces más de una entrada si querés visitar tanto los jardines como el interior del templo), y dado que en Kyoto hay varios templos importantes para visitar (Kyomizudera, Kinkaku-ji y Ginkaku-ji, sólo por citar algunos) podés priorizar los templos que más te interesen de la zona de Arashiyama si no querés ingresar a todos.

Yo arranqué el recorrido por Arashiyama yendo al templo Tenryuji. Lo que más me impactó del templo fue la sala Hatto que tiene una pintura de un dragón en su techo. Podés caminar libremente por la sala y desde donde sea que te ubiques, el dragón parece estar mirándote directo a los ojos.

Otro templo para visitar en la zona de Arashiyama es el Johakkoji. Como mencionaba, hay muchos otros también pero dado que seguramente estés visitando varios templos por el área de Kyoto, podés seleccionar sólo algunos para visitar en Arashiyama, así aprovechás el tiempo para recorrer los otros puntos de interés como el bosque de bambú.

Kimono Forest

Este es un paseo pequeño (¡y muy turístico!) pero super colorido que se encuentra en la estación Arashiyama de la línea Randen Keifuku. Este tren no está cubierto con el JR Pass ya que lo maneja una línea privada, pero el atractivo del lugar es su estación así que es posible acercarse para recorrerla y, por supuesto, sacarse muchas fotos.

El Kimono Forest es un camino a lo largo de la estación decorado con cilindros de vidrio que tienen dentro telas de kimono. Las telas tienen estampados bellísimos de diferentes colores que, sumado a la leve iluminación de los cilindros, genera un efecto visual muy kawaii. Además del colorido recorrido que forman estos cilindros, hay un área con una especie de fuente que tiene una escultura con un dragón dibujado, que parece flotar en el agua.

Togetsukyo

Para cruzar desde el lado más céntrico de Arashiyama hasta uno de sus extremos donde se levanta el monte Iwatayama hay que atravesar el río Katsura, y la forma de hacerlo es a través del puente Togetsukyo.

El puente Togetsukyo tiene más de 1 kilómetro de largo y la belleza escénica de este cruce está dada principalmente por la conjunción del río con la montaña de fondo, por lo que el puente es un gran ejemplo de la estética japonesa.

El nombre del puente viene de la palabra “Togetsu” que significa algo así como “el cruce de la luna”. Se dice que recibe este nombre porque el Emperador Kameyama de la Era Kamakura (1185 a 1333) se trasladó en bote por el río Katsura en una noche de luna llena, y dijo que la luna parecía estar justo al otro lado del puente. El puente actual fue re-construido en el año 1934 pero mantiene su exterior de madera. A esto se le suman los rickshaw que atraviesan el puente constantemente, creando una atmósfera muy tradicional.

Este es uno de los puntos más escénicos de Arashiyama, y al cruzar el río Katsura estamos más cerca del siguiente destino: el parque de monos de Iwatayama.

Iwatayama Monkey Park

Luego de cruzar el Togetsukyo seguí caminando hasta donde se termina el camino y empieza una subida por la montaña. Hasta ahí hay que ir para llegar al Iwatayama Monkey Park.

Para llegar al parque hay que subir la montaña a través de un camino angosto y muy empinado. El camino es ameno, lleno de vegetación y con buena señalización, pero hay que tener en cuenta que es una caminata extensa tanto de subida como de bajada, por lo que hay que ir con energías para hacer este recorrido.

Al terminar la subida, se encuentra lo que fuimos a buscar: un montón de monitos viviendo en su hábitat natural.

Si bien los monos viven en estado natural, están entrenados para recibir comida de los visitantes. Sólo se puede interactuar con ellos desde una casita donde se encuentran los cuidadores y sólo se les puede dar el alimento que venden en el lugar. La experiencia es muy agradable pero la mayor parte del tiempo de la visita es para subir y bajar la montaña donde se encuentran los monos, así que esta experiencia la recomiendo sólo si te gusta hacer un poco de trekking en tus vacaciones.

Un break: Arabica Café

Mi último destino era el más esperado, el bosque de bambú (o Bamboo Grove), por lo que tuve que volver a cruzar el Togetsukyo, pero antes de dirigirme al bosque, primero pasé por un lugar muy popular de esta zona de Kyoto que es un local de Arabica Café que da al río Katsura. Suele haber fila para comprar el café ya que el local es muy chiquito (¡y muy conocido!), pero si te toca un día frío o de lluvia, como fue mi caso, es un break muy recomendable en un día de tanta caminata. Lo ideal es comprar el café y seguir camino a tu próximo punto a visitar.

Bamboo Grove (el bosque de bambú)

El bosque de árboles de bambú es el atractivo turístico más conocido de Arashiyama, así que muchos turistas llegan hasta esta zona de Kyoto exclusivamente para dar un paseo por el bosque.

El recorrido por el bosque de bambú es encantador. Hay que avanzar por un camino entre árboles de bambú altísimos. Los árboles son tan altos que la luz del sol se filtra de una manera especial, lo que le da un toque aún más mágico a este maravilloso lugar.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.