Tokyo: el museo Ghibli

El museo Ghibli es un bellísimo paseo para hacer si estás en Tokyo. No importa si no conocés las películas de Estudio Ghibli o si, por el contrario, sos un fanático de todas las obras del Estudio, ya que visitar el museo es una experiencia que todos pueden disfrutar, independientemente del conocimiento que tengas sobre la industria de la animación japonesa.

El estudio Ghibli

Para ponernos más en contexto, vale recordar que Estudio Ghibli es el estudio de producción de películas animadas más emblemático de Japón. Creadores de películas internacionalmente conocidas y premiadas como Mi Vecino Totoro (My Neighbor Totoro / となりのトトロ / Tonari no Totoro) y El Viaje de Chihiro (Spirited Away / 千と千尋の神隠し / Sen to Chihiro no Kamikakushi) – ganadora del Oscar a mejor película de animación en el año 2002 -, entre muchas otras, han generado un recorrido artístico de bellísimas películas que son vistas y apreciadas dentro y fuera de Japón por distintas generaciones.

Hayao Miyazaki es el creador, productor, ilustrador y director de la mayor parte de las películas del Estudio y fue él mismo quien diseñó el museo, por lo que la arquitectura del lugar, sus habitaciones, colores y mobiliario, son una perfecta representación de las películas de Ghibli. Recorrer el museo es como sumergirse en persona en una de las hermosas películas del estudio.

El museo Ghibli por dentro

Cada área del museo está enfocada en distintos aspectos de la producción de las películas de Ghibli. Como visitante, podés familiarizarte con las técnicas de animación utilizadas en el Estudio así como con el proceso de producción artístico y creativo que llevan adelante Miyazaki y su equipo. Se pueden ver réplicas de los escritorios y estudios donde han trabajado en sus películas, con principal énfasis en las imágenes, lugares, objetos y escenarios que sirvieron de inspiración para las distintas historias.

El museo tiene la forma de una casa de varios pisos con habitaciones internas y jardines, donde se invita a los visitantes a recorrer sus distintas áreas libremente. Cada persona armará así su propia historia y recorrido, priorizando algunos lugares o sectores sobre otros, y eligiendo su propio camino y forma de experimentar el museo.

Recorrer el museo Ghibli es así una actividad netamente interactiva y, por momentos, vas a sentirte perdido en un laberinto artístico que Miyazaki trazó especialmente para tu deleite.

Dentro del museo no pueden sacarse fotos, así que hay que ir para ver en primera persona de qué se trata todo esto, pero a modo de resumen, algunas de las cosas más bellas e impactantes que tiene el museo son animaciones interactivas, donde cada visitante puede activar manualmente distintos mecanismos que develan escenas de algunas de las películas más célebres del estudio, perfectas réplicas en tamaño real de algunos escenarios o lugares de las películas, y muchísimos artbooks y storyboards originales de las películas.

La estética de cada lugar y de cada pequeño elemento del museo está en perfecta sintonía con la estética general de Ghibli, por eso al recorrerlo, vas a sentir como si estuvieses sumergiéndote en una de sus películas.

El museo cuenta además con dos jardines y una terraza (¡en donde sí se pueden sacar fotos!). A la terraza se accede subiendo por una escalera vertical en forma de caracol, y una vez que hayas accedido a la parte más alta del museo, te vas a encontrar con una representación en tamaño real del soldado robot de la película “El castillo en el cielo”.

Los jardines tienen muchísimos detalles en los que perderse (¡y sacarse muchas fotos!), y el museo cuenta con un pequeño restaurante con una bellísima ambientación que sigue la estética característica de sus películas. Suele haber espera para ingresar al restaurante, así que si querés comer o tomar algo sintiéndote como un personaje de una película de Ghibli, vas a tener que armarte de paciencia y esperar tu turno.

Por último, otro lindo detalle que hace del museo Ghibli una parada imperdible cuando estés visitando Tokyo, es que la entrada al museo se intercambia, al momento de ingresar, por una película de 35 milímetros con alguna escena de las películas del estudio. No sólo te podés quedar con este bello recuerdo, sino que esta entrada te permite acceder a la pequeña (y bellísima) sala de cine que se encuentra dentro del museo para ver un corto inédito.

El corto está en japonés pero los diálogos son muy reducidos y el foco está puesto en la forma (en la hermosa estética que tanto representa al Estudio Ghibli), por lo que se puede disfrutar del corto aún si no entendés el idioma. La historia se comprende con facilidad y te aseguro que vas a salir de la sala escondiendo alguna lágrima intrépida aún cuando no entiendas el idioma.

Cuándo ir al museo Ghibli

Las entradas al museo son válidas para una fecha y horario específico. Una vez dentro del museo podés quedarte todo el tiempo que quieras, es decir que no hay un límite de horario para la visita, pero sí es importante que vayas el día y en el horario que indica la entrada ya que de lo contrario no vas a poder ingresar.

Sólo se puede entrar al museo desde el horario que indica la entrada y hasta 30 minutos más tarde.

Cómo llegar al museo Ghibli

El museo está ubicado en el barrio de Mitaka, en Tokyo. Mitaka es una zona menos conocida respecto al circuito más famoso y turístico de Tokyo que incluye principalmente los barrios de Shinjuku, Shibuya y Ginza. Sin embargo, es de muy fácil y rápido acceso.

La estación más cercana al museo es la estación Mitaka de la línea JR Chuo (20 minutos desde Shinjuku), y una vez allí deberás caminar aproximadamente 15 minutos para llegar al museo. La caminata es muy amena, y si tenés tiempo, te recomiendo ir más temprano para aprovechar con más tiempo el recorrido por el parque Inokashira (con un lago bellísimo) que se encuentra justo antes del museo y que necesariamente hay que cruzar para llegar.

Cómo comprar las entradas para el museo Ghibli

El único modo de comprar las entradas al museo de Ghibli es utilizando unas máquinas que se encuentran en los distintos mini-mercados (o conbini) de Japón. Estas máquinas se llaman “Loppi” y suelen estar en las cadenas “Lawson“.

Ahora bien, existen dos complicaciones para comprarlas:

1. La primera es que estas máquinas están en japonés (con algunas opciones en inglés, aunque no siempre), y si bien existen algunos tutoriales para facilitar la compra (como este del sitio oficial del museo que dejo aquí), efectuar la compra puede resultar complicado de todas maneras si no tenés ningún conocimiento de japonés.

2. La segunda complicación que existe para comprar las entradas es que éstas se compran por adelantado, del 1 al 10 de cada mes. Es decir, si planeas visitar el museo en algún momento durante el mes de Abril, vas a poder comprar las entradas únicamente entre el 1 y el 10 de Marzo (esto equivale a decir que tenés que estar en Japón como mínimo un mes como para que esta opción de comprarlas en las tiendas de Lawson sea viable).

Tené en cuenta que muchos espectáculos, museos y otras atracciones tienen un sistema similar para comprar o reservar entradas – generalmente se habilitan un mes antes las entradas o tickets para el mes siguiente.

Pero no te preocupes, no todo está perdido. La forma más fácil para un extranjero en plan de turista que quiere visitar el museo de Ghibli es comprar las entradas de forma anticipada a través de algún sitio que ofrezca este servicio. La entrada va a resultar más cara pero es la mejor forma de realizar la compra de forma segura y quedarte tranquilo que vas a poder ir al museo.

Yo compré las entradas a través del sitio GoVoyagin. Su servicio es muy recomendable ya que podés comprar las entradas con anticipación y te las envían al hotel donde vayas a estar alojándote. Si vas a estar en algún departamento tipo AirBnB podés elegir la opción de retirarlas por sus oficinas en Shibuya.

El horario de funcionamiento del museo es de 10 AM a 5 PM, todos los días excepto los martes (*)

El costo aproximado de la entrada (para un adulto) es de ¥ 1,000 por persona (**)

El sitio web del museo es http://www.ghibli-museum.jp/

(*) Tené en cuenta que las entradas se compran para una fecha y horario específico y sólo se pueden comprar de forma anticipada, es decir, NO es posible comprar las entradas en el museo, así que no vayas a menos que ya tengas tus entradas. Cuando las compres, vas a poder elegir alguno de los siguientes horarios para ingresar: 10 AM, 12 PM, 2 PM y 4 PM.

(**) Este valor es si las compras de forma directa a través de las máquinas Loppi de Lawson. Si contratas otro servicio o guía, van a ser más caras, pero es casi la única forma para un extranjero de conseguirlas.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.