Reseña de Tsuki ga Kirei

Desde el primer capítulo de Tsuki ga Kirei sentí una conexión muy especial con la serie. No sólo quedé fascinada con su estética y sus personajes sino, inevitablemente, con las referencias literarias a Natsume Soseki y Osamu Dazai. La trama se va desarrollando apaciblemente, a través de pequeñas interacciones entre los personajes principales y es, justamente en esa cadencia que tiene la serie donde quiero hacer hincapié con mi reseña.

Koutarou y Akane son los personajes principales de la serie. Son compañeros en el colegio y, como se irá evidenciando a medida que avanzan los capítulos, tanto para el espectador como para ellos mismos, ambos sienten una atracción por el otro (se gustan… y mucho). Tanto Akane como Kotarou son introvertidos y, sumada a su introversión, la edad de los personajes juega un rol fundamental, ya que ambos son aún chicos para tener plena consciencia de lo que es gustar de otro pero, a pesar de esto, se encuentran justamente en la edad en la que esos sentimientos empiezan a manifestarse.

Uno de los elementos en los que Tsuki ga Kirei se destaca respecto a otras series del mismo género es en la delicadeza con la que maneja el ritmo de las interacciones entre los personajes principales. Los encuentros y diálogos entre Kotarou y Akane son escasos pero están llenos de expresividad. El lenguaje corporal así como las expresiones faciales de los personajes terminan de dar sentido a las interacciones que tienen lugar en la historia y demuestran ser un recurso sumamente eficaz para construirla.

La serie evita verbalizar lo que puede expresar directamente con las acciones y expresiones de sus personajes, y hace un trabajo brillante en representar la dulce incomodidad en la que suelen encontrarse Kotarou y Akane cuando se ven forzados a interactuar entre ellos.

Hay muchísimas escenas donde los pensamientos y emociones de los personajes son solamente representados por sus expresiones, acompañadas de algunos sonidos onomatopéyicos que le suman sentido a la situación y que permiten exponer la interioridad de los personajes. La mayoría de los diálogos entre los personajes ocurren a través del teléfono celular y la serie muestra con muchísimo realismo cómo cada personaje escribe estos mensajes (incluso puede verse el celular en primer plano moviéndose debido a que se está tocando la pantalla para ingresar el texto), así como las reacciones al esperar una respuesta o al recibirla.

Tsuki ga kirei hace un trabajo extraordinario en representar el primer amor y lo hace valiéndose de todos los recursos que el formato puede darle. Desde su estética y musicalización hasta su animación, todos los elementos se amalgaman armónicamente, generando una unidad que se desarrolla con delicadeza pero con determinación.

Para terminar, y por si aún no te convencí de que vayas y veas esta serie si aún no lo hiciste, cabe aclarar que si bien la trama principal de la historia se forma alrededor del romance entre Kotarou y Akane, hay otras historias que se van desarrollando a lo largo de la serie y, al final de cada capítulo (luego incluso del ending) hay un conjunto de pequeños cortos con foco en los demás personajes del anime. Estos cortos son realmente joyas. Suelen tener un tono muchísimo más cómico que el de la historia principal pero no por eso dejan de estar a su altura respecto a la calidad y al acierto con el que son representados los personajes, sus situaciones y emociones.

Tsuki ga Kirei (as the moon, so beautiful)

Tsuki ga Kirei (as the moon, so beautiful) es una serie de anime original (es decir que no está adaptada desde un manga o novela, sino que fue escrita para el formato de anime) de trece capítulos que salió durante la temporada de Primavera de 2017. Está disponible para ver en Crunchyroll. Escribí un primer post en Abril donde realicé un breve análisis del título de la serie (La luna es hermosa, ¿no?), y luego otro en Junio donde dejé una breve recomendación para verla, junto a mi valoración sobre el resto de las series que vi en la temporada (Temporada de Anime Primavera 2017).

as the moon, so beautiful
1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.