No dejes propina en Japón

En Japón no se entregan propinas. Esto es válido para cualquier situación, desde tomar un taxi hasta comer en un restaurante o ir a una peluquería o salón de belleza. Intentar entregar propina en estas situaciones puede incluso ser considerado irrespetuoso. El pensamiento en la cultura japonesa es que el precio del servicio incluye completamente el costo asociado a él, por lo que no debe pagarse nada más.

En la mayoría de los casos, si un extranjero intenta dejar una propina, la misma va a ser rechazada, o posiblemente los empleados se vean en la necesidad de seguirlo para devolverle el dinero “de más” u “olvidado”, por lo que es preferible conocer esta etiqueta básica respecto a “no dejar propinas” y evitar confusiones o situaciones incómodas.

Vale aclarar que el servicio que se recibe en la mayoría de los lugares en Japón es realmente espectacular. Los taxistas, por ejemplo, siempre tienen los autos de forma impecable y se visten con uniforme y guantes. Asimismo, los mozos de los restaurantes son sumamente atentos y harán todo lo posible para que sus clientes disfruten la comida. Este nivel de servicio, sin embargo, es para los japoneses lo esperado y no necesitan que los clientes dejen propinas como reconocimiento a este nivel de servicio.

Hay dos situaciones excepcionales donde es posible dar propinas. No es esperado que dejes propina, pero en estos dos casos que comento a continuación es posible que puedas dar propina sin que sea rechazada, aunque tenés que tener en cuenta la etiqueta para entregarlo (ya que entregar billetes en la mano sería irrespetuoso).

Excepción 1: dar propina en un ryokan. Es posible que en un alojamiento de tipo tradicional (ryokan) puedas darle propina a alguna persona que te ayudó durante tu estadía si es que su servicio fue realmente destacable (aún para los estándares altos de Japón). En este caso, podés entregarle a la persona un sobre con billetes dentro. No es posible saber o calcular cuánto sería apropiado entregar ya que no es esperado de ningún modo, así que cualquier importe que consideres apropiado estaría bien, pero es importante que recuerdes que esto sólo es aceptable en alojamientos tradicionales y en caso que haya habido alguna situación especial que amerite un reconocimiento. En este caso, podés entregar un sobre a la persona, siempre sosteniéndolo con ambas manos e inclinando la cabeza levemente.

Excepción 2: dar propina a un guía o intérprete. Si estás en alguna excursión acompañado de algún guía o traductor, es posible que puedas entregarles una propina sin que esta sea rechazada. La etiqueta es la misma que la mencionada más arriba (siempre entrega el dinero dentro de un sobre, con ambas manos y haciendo una pequeña reverencia). Sin embargo, en el caso de los guías, lo más apropiado sería hacerles un pequeño obsequio más personal. Es decir, sería apropiado darles algún souvenir del país o lugar de donde venís. Asimismo, sería también apropiado pagarle algún café o té durante la excursión, a modo de agradecimiento.

Para concluir, no se espera que dejes propinas en Japón y, en la mayoría de los casos, podría ser considerado descortés que lo hagas e incluso podrías encontrarte en alguna situación confusa o incómoda por intentar hacerlo, sobre todo si no hablás japonés. Por lo que la recomendación es que no dejes propinas (realmente no se espera que lo hagas).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.