Comiendo en Japón (Parte III: Los dulces)

Como podés intuir de  varios posts que escribí sobre la comida típica nipona, Japón tiene una larga (y deliciosa) tradición gastronómica.

Todo un apartado merecen los dulces. Los más tradicionales están hechos a base de arroz y suelen acompañarse con té. Debido a la influencia de Occidente se fueron sumando ingredientes y recetas nuevas (como los helados y la patisserie francesa) que conviven con los más tradicionales.

En este artículo, te invito a hacer un recorrido por los dulces que se encuentran comúnmente en Japón y que además, a mí más me gustaron. Para tener en cuenta: los dulces japoneses tradicionales tienen una dulzura muy suave y sutil por lo que jamás resultan empalagosos. Itadakimasu!

Dorayaki

El dorayaki es uno de los acompañamientos más clásicos para el té. Se trata de dos masas dulces, muy suaves, rellenas de anko. Algo así como un  alfajor pero la masa de las “tapas” es esponjosa, como un pancake. El anko es un dulce hecho a base de porotos azuki. El anko es utilizado como relleno de muchísimas recetas dulces japonesas y aunque pueda parecer “raro” por estar hecho a base de una legumbre, es sutilmente dulce y tiene una textura parecida a una mermelada, por lo que resulta un ingrediente perfecto como relleno de distintos postres.

En los ryokan (un tipo de alojamiento tradicional japonés), es costumbre recibir a los huéspedes con una taza de té verde acompañada con dorayaki.

Se pueden comprar en locales de comida así como en locales especializados que sólo preparan dorayaki, tanto en puestos que dan a las veredas como en las estaciones de tren. Por último, no olvides que el dorayaki es la comida favorita de Daroemon.

Dango

El dango es un dulce típico de Japón. Está hecho a base de arroz (más precisamente de harina de arroz) y suelen servirse tres porciones en un palito.

Hay dos presentaciones típicas. La que más vi en Japón es la llamada “Mitarashi Dango“. Se trata del dango tradicional de color blanco, bañado en salsa de soja dulce. La segunda más vista y conocida es una presentación en tres colores. En este caso, cada dango está saborizado con anko (color rosa), huevo (color blanco) y té verde (color verde).

Para mí los dango siempre van a estar inseparablemente unidos a la canción de Clannad y, por lo tanto, eternamente acompañados de un tono melancólico.

Daifuku

El daifuku o daifuku-mochi es otro dulce tradicional japonés. Está hecho a base de arroz mochi (arroz dulce y glutinoso) y suele estar relleno de anko (dulce a base a azuki) aunque en la actualidad es muy común ver daifukus rellenos de frutilla  así como de otras frutas. Como muchos otros dulces tradicionales, es normalmente acompañado con té.

Taiyaki

A principios del siglo XX, surge en Japón un tipo de dulce con forma de pez. Se trata de una masa dulce rellena, normalmente, con (como a esta altura del post ya seguramente podés adivinar), dulce a base de azuki (es decir, anko).

En la actualidad es también muy común encontrar taiyaki relleno de chocolate y crema pastelera. Lo más característico de este dulce es sin dudas su forma. Se compra normalmente como un “snack” al paso en locales con venta a la calle, así como en stands de festivales.

Imagawayaki

El imagawayaki consiste en una masa dulce rellena normalmente de anko (aunque en la actualidad es posible encontrarla con otros rellenos como crema pastelera y dulce de frutas). El imagawayaki puede ser confundido con el dorayaki pero su principal diferencia radica en que el imagawayaki es cocinado de modo tal que su relleno queda completamente dentro de la masa (a diferencia del dorayaki donde las tapas son cocinadas independientemente y con el relleno forman un “sandwich”).

Konpeito

El konpeito son los “caramelos” tradicionales de Japón. Si bien fueron introducidos desde Occidente (por medio de misioneros portugueses), se producen en Japón desde el siglo XVI. Su nombre proviene del portugués “confeito“.

Se trata de pequeñas confituras hechas a base de azúcar. Son muy pequeñas y coloridas.  Yo conocí estos caramelos cuando me alojé en un hotel en Miyajima, donde a modo de bienvenida, los huéspedes encuentran konpeito en sus habitaciones.

Matcha ice-cream (helado de té verde)

Uno de los gustos de helado más populares en Japón es el de té verde. El característico color verde del helado se puede ver en todos los locales de venta de conos de helado de las ciudades. El helado de té verde es más bien amargo, pero sumamente refrescante. Otra variedad que se encuentra normalmente como postre en los restaurantes de Japón es el helado de jengibre. En este caso el sabor es levemente dulce con un toque picante.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.